Causa de 'fuerza mayor' no justifica negligencia médica ante el coronavirus
17603
post-template-default,single,single-post,postid-17603,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
La Administración no puede alegar causa de fuerza mayor por negligencia médica ante el coronavirus

Negligencia sanitaria y coronavirus: la “fuerza mayor” no esconde la irresponsabilidad de la administración en la crisis

Carta abierta

La Administración puede alegar causa de fuerza mayor para eximir su responsabilidad por negligencia sanitaria y coronavirus y, desde luego, este va a ser uno de sus principales argumentos. Nos acostumbraremos a ver cómo se nos alegará constantemente el artículo 32 de la Ley 40/2020 del Régimen Jurídico del Sector Público, que permite exonerar a la Administración por causas de fuerza mayor. Sin embargo, el Gobierno a través de la declaración del Estado de Alarma, decretado por en el Real Decreto 463/2020, de 14 marzo, ha establecido una base para entender que, desde esa fecha, se podría estar ante una situación de fuerza mayor. Así lo ha entendido también en el artículo 22 del Real Decreto Ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, al asimilar la suspensión de los contratos de trabajo o la reducción de la jornada de los trabajadores amparados bajo el concepto de fuerza mayor, por el impacto del coronavirus en su actividad laboral.

Si a todo esto le sumamos las declaraciones de la Administración en distintos medios de comunicación, negando los fallos en la gestión de la crisis sanitaria y, especialmente, en el suministro del material sanitario necesario para atender a los miles de afectados por el coronavirus, es posible intuir que la Administración está gestando su defensa jurídica ante las más que previsibles demandas que va a recibir por negligencia sanitaria ante el coronavirus.

Pero la negligencia se produjo mucho antes de la declaración del estado de alarma del 14 de marzo de 2020. Se produjo, como mínimo, en los meses de enero y febrero de 2020, cuando teniendo los ejemplos de Italia y China, la Administración hizo caso omiso a las advertencias. España no se preparó lo suficiente al no dotarse, al menos, de materiales esenciales sanitarios como batas, gafas, mascarillas de protección y respiradores artificiales, para afrontar la anunciada -que no imprevisible, como pretenden hacer ver-, crisis del coronavirus.

Conocíamos la existencia del virus SARS-CoV-2, responsable del COVID-19, desde diciembre de 2019, cuando nos llegaban noticias sobre su rápida expansión en China. Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) advertían de la necesidad de aislamiento de la población, porque este virus tiene una tasa de contagio muy superior a la de la gripe común y, además, sobrevive entre 4 y 72 horas en diversas superficies como el cartón, el cobre, el acero inoxidable o el plástico, materiales con los que estamos en contacto diariamente. La experiencia de Italia, que decretó confinamiento total el 10 de marzo ante la rápida infección de la población y la escasa capacidad de los servicios sanitarios para contener la pandemia, era una clara advertencia de lo que podría suceder en España.

Varios colectivos han expresado con contundencia la falta de medios para enfrentarse a la situación: desde los sindicatos de muchos hospitales, hasta organizaciones del mismo sector sanitario, pasando por multitud de declaraciones de médicos, enfermeros y personal de ambulancias que denuncian activamente en redes sociales las pésimas condiciones en las que deben afrontar su trabajo.

Desde el despacho Feliu & Sánchez Advocats, especializado en la responsabilidad civil sanitaria, creemos firmemente en la negligencia médica de la Administración en todas sus vertientes para atender la crisis y defendemos la inexistencia de causa de fuerza mayor en la gestión del coronavirus, habida cuenta de la falta de previsión en los meses previos a la declaración del estado de alarma.

Si usted forma parte de algún colectivo profesional afectado directamente o es un particular que se considera perjudicado de alguna manera por la negligencia sanitaria y el coronavirus, puede ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro formulario de contacto y le asesoraremos legalmente.

 

Quedo a su disposición para cualquier duda o consulta,

 

Francesc Feliu Pamplona

Abogado especialista en negligencias médicas y socio fundador de Feliu & Sánchez Advocats

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies